Identidad de género en historias de vida: mujeres búlgaras y españolas en
Comodoro Rivadavia

Por María José Garrido y María Laura Olivares


 
Introducción
Primera Generación
Segunda Generación
Notas y  Bibliografía

 


Introducción

  Las condiciones económicas y políticas de la Argentina desde las últimas décadas del siglo XIX y mediados del XX permitieron la llegada de flujos migratorios provenientes de distintas partes del mundo. La existencia de una economía en expansión con alta demanda de mano de obra y la predisposición del Estado en la recepción de inmigrantes fueron factores que actuaron como elementos de atracción. Así arribaron a la Argentina  distintos grupos migratorios en diferentes oleadas, en las cuales predominaron en orden decreciente: italianos, españoles y europeos del Este. La llegada al país en forma masiva se da desde la década de 1870 hasta finales de la década de 1920. A partir de entonces el flujo inmigratorio continúa pero en forma decreciente debido a restricciones legales (a partir de 1930) y los efectos de la primera y segunda guerra mundial. 

  En este contexto, la zona de Comodoro Rivadavia, ubicada en la Patagonia argentina, se convierte en polo de atracción de mano de obra masculina a partir del descubrimiento del petróleo en 1907, atrayendo parte de este flujo migratorio. 
La importancia del petróleo en la economía nacional y la necesidad de evitar conflictos sociales hace que el Estado a través de la compañía nacional de petróleo (YPF) a partir de la década del 20, intervenga con mayor fuerza en la reorganización de la producción petrolera. Esta empresa, junto con otras como Petroquímica, Astra y Diadema de capitales nacionales y extranjeros, crearon company towns en el área de Comodoro Rivadavia, siendo así el petróleo la actividad mas importante de esta zona hasta finales del siglo XX.

  Desde los inicios de los asentamientos petroleros la mayoría de la población está compuesta por inmigrantes europeos. Estos continúan llegando en las décadas del 30 y 50 conformando una diversidad étnica donde a diferencia de otras zonas del país los españoles fueron mayoría (en las otras zonas los italianos lo fueron) y donde la presencia de los grupos eslavos, en conjunto, fue muy importante, entre ellos búlgaros, croatas, checoslovacos y otros. 

  Dadas las demandas del mercado laboral, la mayoría de la población inmigrante de Comodoro estaba constituída por hombres ( dadas las demandas del mercado laboral ), por lo que el estudio de las identidades genéricas es un tema que nos permite observar el mundo de las mujeres inmigrantes y el proceso de cambio de sus vidas en un contexto mayoritariamente masculino.

  Este trabajo analiza algunos aspectos vinculados a la relación entre modelos sociales adquiridos y el grado de autonomía en las acciones y decisiones individuales, en la construcción de la identidad de género de mujeres inmigrantes españolas y búlgaras que llegaron a Comodoro durante los años 30 y 50,  teniendo en cuenta las diferencias generacionales que se presentan. No se han tomado en cuenta en este análisis otros elementos importantes en la construcción de la identidad de género como la posición de clase, las relaciones entre géneros, actividad política, etc. que deberían ser analizados de manera mas amplia y compleja y que extralimita los propósitos de este trabajo.

  Para abordar nuestra temática utilizamos entrevistas basadas en historias de vida, entendidas como “una construcción culturalmente determinada de autorrepresentaciones, recopilaciones y relatos disponibles en la memoria del sujeto”.(1) Cómo las mujeres entrevistadas expresan en el relato su representación de sí mismas permite observar cómo construyen la  identidad de género, entendiendo a ésta como un proceso dinámico y continúo en donde intervienen tanto los modelos sociales, que definen los diferentes roles y actitudes, adscripciones y valores para cada género, como también las experiencias de vida y las diferentes posiciones ocupadas en distintos momentos o ámbitos tales como el laboral, familiar, etc. (2)

  Así, la experiencia migratoria como experiencia de vida es un hecho que marca e influye en la construcción de la identidad de las mujeres inmigrantes. Se han seleccionado historias de vida correspondientes a seis mujeres emigradas a la Argentina entre las décadas del 30 y el 50 que pertenecen a dos generaciones distintas. Las mujeres de la primera generación (Francisca S.  y Carmen A., españolas y María M., búlgara) emigraron siendo mayores de 18 años. La segunda generación corresponde en este trabajo a aquellas mujeres que vinieron de muy pequeñas y se criaron en la Argentina: María S. --Maruja-- (de 4 años) y Esperanza M. (de 5 años), españolas, excepto el caso de Violeta U., hija de búlgaros nacida en la Argentina, pero que es educada en los primeros años de su infancia con fuertes características del país de origen de sus padres (aprende primero a hablar búlgaro que español).

  De acuerdo a lo anteriormente planteado, se realizará un breve análisis acerca de cómo las sociedades de origen adjudican roles pertenecientes a cada género, visibles de diversas formas: en discursos oficiales, leyes, o en la forma que tienen de verse a sí mismas las entrevistadas. Así como también las formas en que estas inmigrantes resignifican estos roles en la sociedad receptora, a través de diversas estrategias sociales e individuales y cómo este proceso vivido por ellas influye en la conformación de las identidades de género de la segunda generación, teniendo en cuenta cambios y continuidades y la influencia de la sociedad receptora.
 
 

[INICIO]


Primera generación

  Las mujeres entrevistadas correspondientes a la primera generación nacidas y criadas en la primera mitad del siglo XX responden a un contexto en el cual, si bien se observan cambios importantes, refleja una tradicional subordinación a una estructura social masculina, en donde existen relaciones de poder asimétricas y en la que los espacios en los que las mujeres podían actuar se limitaban generalmente al de la familia y el hogar en donde el rol de esposa, madre o hija se manifiesta en un primer plano por sobre su autonomía de acción y decisión.

  En el caso español, esto se observa en el discurso oficialista, como lo demuestran las palabras de Pilar Primo de Rivera  (3) en un discurso pronunciado en Mayo de 1939 en España:

  “Porque la única misión que tienen asignada las mujeres en la tarea de la Patria
es  el hogar. Por eso ahora, con la paz, ampliaremos la labor iniciada en nuestras
escuelas de formación, para hacerles a los hombres tan agradable la vida de familia
que dentro de la casa encuentren todo aquello que antes faltaba.” (4)
 

  Son las tareas del hogar aquellas en la cuales las mujeres entrevistadas ocupan sus actividades y con las que se sienten  identificadas. Así lo reflejan las palabras de Carmen (5):

 “ Yo en la casa, y los chicos a estudiar en la escuela, y yo en la cocina a lavarle la ropa, a preparar la comida cuando venían, y cada uno a su actividad”.

  Al preguntarle a Francisca que contaba su esposo de la empresa (6) en la que trabajaba y si se tocaba ese tema en la casa, responde:

 "(…) se llevaba muy bien con los compañeros, él nunca decía nada y yo no tenía nada que decir. Eran muy unidos en la empresa, cada uno hacia su trabajo y bueno, las mujeres estábamos en la casa".

  La subordinación a una estructura masculina también se manifiesta en el ámbito legal, en donde la mujer se ve sujeta a limitaciones y restricciones. Un ejemplo son las leyes migratorias españolas de la época, donde se restringe la salida del país a mujeres de cualquier estado civil y edad, sin la compañía o la previa autorización del marido o padre. (7)

  Los modelos culturales que estas mujeres llevan consigo en el momento de emigrar condicionan su concepción y rol de mujer, pero a la vez son resignificados y utilizados como estrategias para afrontar las nuevas condiciones de la sociedad receptora. Esto se debe a que “la experiencia migratoria es un proceso complejo, dinámico que empieza en el lugar de origen y abierto, que no termina en el momento de arribo al país de destino, sino que continúa en un proceso de adaptación, donde hay continuidades y rupturas con la sociedad de origen”. (8)

  Entre las estrategias de adaptación se puede mencionar la necesidad de construir un espacio de pertenencia étnica como elemento aglutinador, es decir “una construcción cultural dinámica, solo posible en relación con los otros. Los inmigrantes continuamente la inventan como una forma de hacer frente a los desafíos de las sociedades receptoras”. (9)  Esto se hace explícito a través de estrategias colectivas tales como la existencia de redes sociales preexistentes, compuestas por integrantes de una misma familia o paisanos del mismo pueblo, establecidos en el lugar de destino previamente, que facilitan la inserción de los nuevos inmigrantes. Esta idea se expresa claramente en el relato de las mujeres entrevistadas. Al responder sobre por qué eligieron Comodoro como lugar de destino,  Carmen y María contestan:

 " ¿cómo tomaron sus padres la decisión de venir a la Argentina?

 Carmen: "(...) porque tenían acá unos hermanos que los llamaban.
¿Cómo decidió tu familia venir acá  (Argentina)?".

 María:"Yo decidí, como estaba mi hermano y mi hermana, y después iban a venir mi cuñado y mi sobrino..."

  La existencia de redes sociales se evidencian también en la elección matrimonial. Las tres mujeres de esta generación se casan con hombres de su mismo lugar de origen. Carmen lo explica de la siguiente manera:

 "¿su marido era español también?

 Carmen: Sí
¿y de que parte?
Carmen: También de la parte de Andalucía.
¿y como se conocieron?
Carmen: Acá [en Comodoro Rivadavia] visitando una familia española también, estaba él un día y bueno."

  Si como antes se mencionó, la identidad de género se va resignificando y modificando de acuerdo a las situaciones que se viven ¿cómo se observa esto en las mujeres analizadas?. 

  En el caso de la actividad económica, se observa por un lado cierta ruptura con la sociedad emisora, ya que en su experiencia premigratoria, ninguna manifiesta haber trabajado fuera de la casa, sin embargo en Comodoro, inician como continuidad del hogar, actividades que ayudan al sustento de la economía familiar.

 Carmen: “Cuando mi hijo el mayor se recibió de técnico, quiso seguir ingeniería, nadie le dijo nada, le digo, mirá es muy sacrificada la universidad, nosotros no podemos, que fue cuando yo puse el kiosco, que estuve trabajando ahí 10 años, para ayudarlos un poco en los colegios”... 

 Francisca: “Bueno, yo la hacía bien,  porque yo me ponía a coser, cosí pantalones para un sastre, cosía ropa de mujer, y estaba ocupada, porque si no pensaba mucho, así que bueno, así lo pasamos, gracias a Dios”...

 María: “Todos los frutales los plante yo (...). Si, y cuando tengo algo, agarro mi auto y voy a venderlo, por el centro, por acá, por El Tres, ando por todos lados, ya me conocen todos”...

  Aparece cierta iniciativa propia en la decisión de iniciar una actividad que implique ingresos económicos, teniendo en cuenta también que el mercado laboral en Comodoro se encuentra limitado para las mujeres, dadas las características que la producción petrolera (dominante en la zona) requiere.

  Así también otra iniciativa que se evidencia en estas tres mujeres hacia una autonomía en la toma de decisiones se manifiesta en la decisión de permanecer en Argentina en detrimento de la sugerencia o propuesta de sus maridos por volver a sus países de origen. 

  Estas mujeres se ven a sí mismas como extranjeras, mantienen la ciudadanía española y búlgara respectivamente, pero sienten, según sus propias palabras, que se han “adaptado” a la sociedad receptora y que en ésta sus vidas y expectativas están “completas” en función de lo que es relevante para ellas:

 Carmen: …”dentro de nuestra pobreza le pude inculcar (estudio) a los tres (sus hijos), después se casaron, se casaron bien, tienen sus hijos, sus lindas casas y yo contenta y feliz de verlos. Yo no puedo pedir nada más, para mí están muy bien todos.”

 María: ”Ahora voy a hacer la  Maratón de Crónica (10), hace cinco años que la hago. Después te muestro mis trofeos. Hago maratón con un centro de jubilados que tenemos. Las olimpíadas de la tercera edad.”

 Esperanza: …”pienso que uno se dejó lo suyo, y vinimos acá a la Argentina, yo me siento muy orgullosa con mis hijas, mis nietos, mis yernos, que son lo mas grande del mundo para mí. A pesar de todo que va a ser”.

  Es así como estas mujeres inmigrantes traen consigo modelos de comportamientos que determinan su identidad genérica por lo tanto los roles que deben ejercer como mujeres, es decir, el de madres, esposas e hijas, relacionados con la familia, subordinando su propia autonomía de acción y decisión como sujetos. A su vez estos modelos están expuestos a la experiencia migratoria en donde estas mujeres los utilizan como parte de las estrategias en el momento de enfrentarse a la sociedad receptora. Sin embargo, no solamente los modelos sociales son los que determinan su identidad genérica sino también su propia experiencia individual a través de la cual elaboran resistencias y cambios, que si bien aparecen como tenues, muestran el grado de autonomía que estas mujeres logran obtener y que expresan en su relato.

[INICIO]


Segunda generación

  Este grupo de mujeres crece y convive con el proceso de adaptación y redes sociales de sus padres como inmigrantes, por lo que el objetivo del análisis de esta generación es buscar cuáles son las continuidades y rupturas en relación a la anterior, en un contexto socio-temporal diferente y teniendo en cuenta algunos de los aspectos que incidieron en la construcción de su identidad de género. 

  Estas mujeres están influenciadas por un modelo social, el que les proporciona la sociedad argentina, determinado por el sistema educativo, el mercado laboral, etc., en el que se refleja mayor flexibilidad que en el de sus madres. Pero tampoco debemos olvidar que esta segunda generación se ve influenciada por el universo de valores y representaciones de la primera generación.

  Los aspectos que ejercen una continuidad entre la primera y la segunda generación (valores y actitudes que aún se encuentran manifiestas en la segunda generación) son la importancia otorgada a la familia ya que reproducen sin cambios significativos  los roles de madre y esposa, así como el énfasis en la significación del ser inmigrante. 

  Estas mujeres al referirse en el relato a la experiencia migratoria de sus padres, presentan distintos grados de identificación con éste. Si tomamos en cuenta que por sus experiencias de vida, estas tres mujeres crecieron en Argentina, vivieron la experiencia migratoria como una resignificación de la experiencia de sus padres. Así lo expresa Maruja en el momento de contar su experiencia previa a emigrar y su llegada a la Argentina:

 "¿como era la vida entre ustedes: su madre y su hermana, mientras su papá estaba trabajando en Comodoro y ustedes estaban en España?

 Maruja: “Bueno yo tengo recuerdos, cuando vine tenía cuatro
años, así que papá vino dos años antes, yo tenía dos; y tengo leves recuerdos. Algunos dicen que no se puede uno acordar cuando es tan pequeño, yo creo que hay cosas que sí, a lo mejor tal vez porque te las van contando y como que uno, no se, se va haciendo imágenes que no se si serán las ciertas o las creadas…” “Cuando vinimos (...) fue otro desencanto, pero fundamentalmente de mi madre...”

  En el relato de estas mujeres hay una convivencia continúa con su identificación de ellas mismas como extranjeras, en el caso de Maruja y Esperanza, y como hija de extranjera, en el caso de Violeta en donde se vislumbra un fuerte vínculo con los valores y costumbres heredados desde su experiencia y desde una posición de sus roles como hijas. Al preguntarle a Maruja qué le había enseñado en su infancia su madre sobre las tradiciones en España, ella responde: 

 “Y he vivido prácticamente en España, porque como te decía antes teníamos un núcleo un poco como cerrado entre comillas no?, porque no es que nos cerrábamos a no recibir a nadie sino que no sé, el estilo de vida el no meterte demasiado con el vecino (…) o sea buenas relaciones pero no de amistad o sea ese tipo de cosas se hacía solamente con la familia, o sea que de alguna manera era prolongar la vida de España en la Argentina”. 
 "(…) …generalmente estábamos más tiempo con ella (su madre), ella no trabajaba, ella se dedicaba a las tareas del hogar entonces este… luchando codo a codo con papá pero desde la casa no afuera de casa entonces bueno, siempre estábamos  más tiempo con ella porque papá tenía que trabajar todas esas horas fuera de casa estábamos con mi madre.

  Al preguntarle cuales eran las tradiciones que su madre conservaba, responde: 

 “Yo creo que todas, nuestra vida es una extensión no?, no sé es tan común que no sabría decirte que por ejemplo.”

 Violeta: "Mi primera experiencia fue cuando fui al colegio primario, porque yo aprendí primero a hablar en búlgaro y después en castellano, porque en mi casa se habló siempre el búlgaro". 

 Esperanza: "(…) yo digo que la niñez, y las cosas fuertes que te pasan, sobretodo a los inmigrantes, eso te marca para toda la vida (…) pienso que se sufre muchísimo, el desarraigo, la familia. Si bien a veces la familia, el núcleo familiar de los padres, los hermanos se hacen mas unidos (…)". 

  La participación en las redes sociales se manifiesta fuertemente en esta generación sobretodo en las españolas que al momento de casarse lo hacen con españoles, demostrando cómo las elecciones matrimoniales pueden estar condicionadas y limitadas al ámbito de la comunidad étnica: 

 Maruja: "(…) mi hermana no tiene las tradiciones tan arraigadas como yo, porque yo al casarme con un andaluz continué con toda la españolada y mi hermana digamos que se acriolló, (…)

  Otros aspectos demuestran rupturas importantes en cuanto a la relación con la primera generación ya que las tres mujeres de la segunda generación han estudiado una carrera y  tienen una larga trayectoria laboral fuera del hogar en el momento de la entrevista. Las españolas optan por estudios de maestra y la mujer búlgara, se emplea como administrativa en una empresa de servicios, demostrando las tres, una fuerte autonomía en sus acciones y decisiones. 

***

  Podemos concluir que las mujeres llegadas a la Argentina trajeron consigo formas de ver y actuar, acordes con un modelo social en el que la familia y el hogar jugaban un papel principal en la definición de los roles femeninos. La experiencia inmigratoria evidenció estas representaciones adquiridas, pero también les permitió crear desde la experiencia personal espacios en el ámbito familiar con cierto margen de desición, como por ejemplo permanecer en la Argentina o trabajar para ayudar con los gastos de estudio de sus hijos.

  Aquellas mujeres que crecieron en otro ámbito, es decir en la Argentina, heredaron pautas y patrones de significación de cuales debían ser los roles de ser mujer, pero sin embargo realizan una ruptura con estos, ya que van ganando mayor espacio de autonomía de acción y decisión, estudian y trabajan además de ser madres y esposas.
 
 

[INICIO]









Notas

  Una versión preliminar de este trabajo fue presentada en la conferencia anual de Estudios de la Mujer del Central Pennsylvania Consortium (Dickinson College, Franklin & Marshall College y Gettysburg College), Franklin & Marshall College, 31 de marzo de 2001.

  1. Edda Crespo, "Una propuesta metodológica para el estudio de la experiencia de las mujeres vinculadas a la industria petrolera estatal," Revista de Historia Patagónica de Historia Oral, 1, 1 (1996).

 2.  La definición de identidad genérica desarrollada en este trabajo es retomada y adaptada a partir del análisis de diferentes perspectivas de la noción de identidad genérica realizado por Soledad González Montes in Mujeres y relaciones de género en la Antropología Latinoamericana (Mexico: El Colegio de Mexico, 1993), p. 27.

 3. Pilar Primo de Rivera es la esposa de Miguel Primo de Rivera, general y político español durante la década del '20.

 4. Fragmento de discurso tomado de Julio Hernández Borge, "La mujer en la legislación emigratoria española, "Estudios Migratorios Latinoamericanos, 39 (August 1998).

 5. Todas las entrevistas utilizadas en este trabajo fueron realizadas en la zona de Comodoro Rivadavia durante enero de 2001 por las autoras y otros integrantes del programa de investigación y estudio Patagonia Mosaic, fruto de la colaboración entre Dickinson College y la Universidad Nacional de la Patagonia "San Juan Bosco". Para mayor información ver http://www.dickinson.edu/departments/amos/mosaic01pat

 6. Se refiere a la empresa petrolera Petroquímica S.A.,donde trabajaba el marido de la entrevistada.

 7.  Julio Hernández Borge, "La mujer en la legislación emigratoria española, "Estudios Migratorios Latinoamericanos, 39 (August 1998), p. 234.

 8. Este concepto está eleborado en base a las ideas de Samuel Baily, Immigrants in the Lands of Promise: Italians in Buenos Aires and New York City, 1870-1914 (Ithaca, NY: Cornell University Press, 1999).

 9. Susana Torres, "Huelgas petroleras en Patagonia: immigrantes europeos, clase y etnicidad," presented in the 5tas Jornadas sobre colectividades, 1995.

 10. Uno de los diarios de la ciudad que promociona eventos deportivos.
 
 

Bibliografía

Fuentes primarias

  Carmen S. Entrevista con Julia Bergen, María Laura Olivares, y Kristin McLane. 15/1/2001. Patagonia Mosaic 2001, Community Studies Center, Dickinson College.

  Francisca M. and Esperanza S. Entrevista con María Laura Olivares y Elizabeth Cardillo. 18/11/2001. Patagonia Mosaic 2001, Community Studies Center, Dickinson College.

  María M. Entrevista con Sonia Ivanoff, Susan Rose, Julia Bergen, Lonna Malmsheimer, y Kristin McLane. 15/1/2001. Patagonia Mosaic 2001, Community Studies Center, Dickinson College.

  María S. Entrevista con Julia Bergen, María Laura Olivares, y Kristin McLane. Comodoro Rivadavia, Argentina. 10/1/2001. Patagonia Mosaic 2001, Community Studies Center, Dickinson College.

  Violeta U. Entrevista con Lisa Fiorentino, Karla Nieves, y David Stein. Comodoro Rivadavia, Argentina. 11/1/2001. Patagonia Mosaic 2001, Community Studies Center, Dickinson College.
 
 

Obras publicadas 

  Baily, Samuel. Immigrants in the Lands of Promise: Italians in Buenos Aires and New York City, 1870-1914 (Ithaca, NY: Cornell University Press, 1999).

  Crespo,  Edda. "Una propuesta metodológica para el estudio de la experiencia de las mujeres vinculadas a la industria petrolera estatal," Revista de Historia Patagónica de Historia Oral, 1, 1 (1996).

  González Montes, Soledad. Mujeres y relaciones de género en la Antropología Latinoamericana (Mexico: El Colegio de Mexico, 1993)

  Hernández Borge, Julio, "La mujer en la legislación emigratoria española," Estudios Migratorios Latinoamericanos, 39 (Agosto 1998).

  Daniel Márquez y Mario Palma Godoy, Comodoro Rivadavia en tiempos de cambio: Una propuesta para la revalorización de nuestras identidades culturales (Comodoro Rivadavia: Proyecciones Patagónicas, 1993).

  Carl Solberg, Petróleo y nacionalismo en la Argentina (Buenos Aires: Hyspamérica, 1986).

  Torres, Susana, "Huelgas petroleras en Patagonia: immigrantes europeos, clase y etnicidad," trabajo presentado en las  5tas Jornadas sobre colectividades, 1995.

  Torres, Susana. "Two Oil Company Towns in Patagonia: European Immigrants, Class, and Ethnicity (1907-1933)." Ph. D. Dissertation, Rutgers University, 1995.
 
 

[INICIO]
 

[Volver a la página de Proyectos]

[Página principal]